carta a DICOEX

Carta enviada por nuestra organización a DICOEX, la Dirección para la Comunidad de Chilenos en el  Exterior:  

.

Estimado/as  señores  y señoras  de DICOEX: 

Hemos  buscado en la página web de DICOEX una especificación de los propósitos de su organización, pero no la hemos  hallado. De todas maneras, el nombre de la organización dá para entender sólo una cosa: es una “Dirección para la Comunidad de Chilenos en el Exterior”.  Al leer sobre sus proyectos, vemos que éstos  tienen la meta de “desarrollar la cooperación entre chilenos  del exterior y dentro del país, estrechar los vínculos entre las Asociaciones y Misiones Diplomáticas y Consulares de Chile, y contribuir a la integración de todos los chilenos y chilenas con su Patria”.

Pero, ¿ de qué se tratan estos proyectos en la práctica? Por lo que hemos  visto hasta ahora, se trata de que tanto los funcionarios de DICOEX, como artistas chilenos residentes en Chile, viajen a los países donde residen los chilenos del exterior, con distintos proyectos “para fortalecer los lazos”, y para difundir la cultura chilena en el extranjero. No tiene importancia, al parecer, que los chilenos residentes en el extranjero, después de más de 30 años en el exterior, hayan desarrollado una cultura propia, desconocida para la mayoría de los chilenos en el territorio nacional. ¿Se trata entonces, de una “dirección para la comunidad de chilenos en el exterior”?

Últimamente se ha estado convocando por parte de DICOEX, a un fondo concursable para las asociaciones chilenas en el exterior. Los proyectos deben apuntar  al fortalecimiento y creación de organizaciones residentes en el exterior, proyectos destinados a la difusión y/o promoción de la identidad cultural de Chile (actividades que incluyan artes, gastronomía, folclore, literatura).”

Los proyectos culturales “deberán estar destinados a la difusión y/o promoción de la identidad cultural de Chile”. Los criterios de análisis se basarán principalmente en los “beneficios que aporten a la comunidad de chilenos”.  La iniciativa tiene como objetivo principal “estrechar los vínculos entre los chilenos que viven en otros países  y, con las misiones diplomáticas y consulares, para contribuir de esa manera a la integración de todos ellos con la Patria” (gobiernodechile.cl). 

Para alguien que lleva 30 años fuera de Chile o ha vivido la mayor parte de su vida fuera de Chile, o que simplemente nunca ha estado en Chile, por haber nacido en otro país (o que posee más de dos culturas, siendo uno de sus padres de otro país), generalmente resulta ajeno, e imposible además, dedicarse a difundir o promocionar la identidad cultural “de Chile”. Lo que no quiere decir que no sean chilenos, o que no se sientan chilenos. Pero la identidad chilena en el exterior no es la misma que dentro de Chile. Por lo tanto, “difundir y promocionar la cultura de Chile” suena contradictorio, a no ser que se trate de adultos mayores que conserven intacta esa identidad (lo cual es poco probable, porque las identidades no son estáticas). Tampoco la identidad chilena se trata de bailar cueca, hornear empanadas, o escribir sobre Chile. Nisiquiera dentro del  país.

Luego, nos  preguntamos  cómo, de qué manera, se puede “contribuir a la integración” de los chilenos en el exterior con “la Patria”, estrechando vínculos con otros chilenos en el exterior  y con las misiones diplomáticas y consulares. Es una gran interrogante para nosotros…

El proyecto efectuado por DICOEX en conjunto con la Universidad Tecnológica Metropolitana, para “vigorizar las relaciones de nuestro País con los profesionales chilenos radicados en el exterior”, consistió fundamentalmente  en enviar profesionales chilenos al extranjero para ampliar sus conocimientos, quizás incluyendo también  otros fines (me refiero a los turísticos).  De lo mismo parece tratarse el proyecto en conjunto con la Academia de Humanismo Cristiano. Al preguntar a las funcionarias encargadas de DICOEX sobre la posibilidad de ayudar a profesionales  y artistas chilenos radicados en el extranjero (incluyendo aquellos de renombre y gran reconocimiento en el país donde residen), para venir a  Chile y mostrar la cultura chilena creada en el exilio, nos dijeron que DICOEX no se dedica a ese tipo de actividades. Hay que ser profesional  o artista en Chile, para recibir ayuda para viajar a otro país, a “estrechar lazos”. Es decir, los lazos se deben estrechar en otros países, y no en el territorio nacional.  Al parecer  los “vínculos” de los chilenos en el exterior con Chile, no deben darse directamente con Chile, sino que en el extranjero  y a través de algunos representantes de DICOEX, del gobierno, y de la cultura que estos organismos deseen mostrar. Nos preguntamos  nuevamente: ¿Es DICOEX una dirección para los chilenos en el exterior?  y  ¿Qué entiende DICOEX con “cultura chilena”? o ¿ Qué entiende DICOEX  por “chilenos en el exterior”?

Al parecer DICOEX no se ha adentrado en lo que es la cultura de los chilenos en el exterior, la cultura desarrollada por la segunda y tercera  generación, o desarrollada por las mujeres, o por los hombres que llevan más de treinta años fuera del territorio chileno. Todos ellos siguen siendo chilenos, y son chilenos los que han nacido afuera, porque siendo parte de la historia de Chile, en muchos casos se sienten más chilenos que los del territorio nacional, aunque no calcen en la imagen nacional del “ser chileno”. Porque  su “chilenidad” no se basa en elementos nacionalistas. 

Antes de las asociaciones culturales y deportivas chilenas que existen hoy en muchos países que nos acogieron, existía otro tipo de asociaciones, que durante todos los años que duró la dictadura se dedicaron entre otras cosas, a difundir la cultura chilena. Fuera de todas ellas, existieron y  existen chilenos que se han ido incorporando a las realidades nacionales de sus países de acogida, participando en la vida política, cultural y social de esos países. A ella han aportado con su nueva identidad,  chilena después de todo. Aquella que no siempre está relacionada con la cueca y las empanadas, sino con la diáspora y con las nuevas relaciones sociales y culturales que se han dado en un nuevo mundo globalizado. A ésta se han sumado personas de otras nacionalidades y culturas, con las cuales los chilenos han estrechado lazos, en muchos casos para toda una vida. A través de ello su cultura e identidad se ha ido enriqueciendo, así como la de otros se ha enriquecido  con la cultura que estos ciudadanos del mundo (chilenos) han aportado.

De la cultura hacen parte  el idioma, las costumbres, los códigos sociales, las formas de comprensión, las ideas, etc…; No solamente el folclor, la gastronomía, o la literatura y las artes como formas de expresión. La identidad cultural puede incluir varias culturas, así como se puede ser  plurilingüe. La transmigración por ejemplo, inevitablemente lleva a la interculturalidad, en donde se lleva por bagage una identidad doble, o plural. Esto lleva a crear una cultura con distintos elementos, que no encájan en un sólo discurso. Para quien es portador/a  de más de una lengua y más de una cultura, ser monolingüe o monocultural, es como tener un sólo ojo y una sola mano… Ésta identidad de miles de chilenos, en Chile es poco conocida y comprendida. Así mismo como es poco comprendido el exilio en general. Por ésta razón, los chilenos que vuelven a “la Patria”,  en general  se sienten poco acogidos.

Mientras exista incomprensión de lo que realmente fue el exilio para la mayoría de los chilenos exiliados, y lo que significa perder una identidad y ganar otra, o lo que significa ser portador de varias culturas a la vez, no podrá haber vínculo real sobre el cual desarrollar lazos fuertes y duraderos entre los chilenos del exterior y los del interior, sobretodo al regresar los del exterior  al territorio nacional. Mientras no se reconozca que existe una cultura chilena distinta, que es difundida en el exterior con más eficacia que la que DICOEX pretende difundir,  y que existe una cultura relacionada con Chile por la cual existe mucho más interés entre las personas de otras culturas que entre los mismos chilenos de Chile,  no se podrá hablar de difundir y promocionar la “cultura chilena”, y menos “la cultura de Chile”.  

Hace 34 años que los chilenos del exterior han estado difundiendo  la cultura chilena. Demás está señalar la cantidad de representantes de las culturas nacionales de los distintos países que nos acogieron, que acogieron la cultura chilena. La tarea más importante que podría hacer DICOEX ahora, es difundir en Chile la cultura de los chilenos en el exterior. Tampoco usar las experiencias de los chilenos en el exterior  para fines propios. En ese caso, con reconocerla  bastaría.  De esa forma ayudaría realmente a crear vínculos y crear lazos, y sobretodo, ayudaría de verdad  a “la integración de todos ellos con la Patria”.

Santiago, septiembre 2007


 
%d bloggers like this: