películas sobre exilio y emigración

 

CUATRO PUNTOS CARDINALES

Este documental dura dos horas y trata el tema del  exilio y la emigración (España, 2002)

Está hecho de cuatro capítulos:

El retorno de una exiliada chilena, la emigración de un grupo de nigerianos, las vidas de un grupo de mujeres dominicanas, y de una comunidad de polacos y rumanos en España.

Dice la directora, Natalia Díaz Martínez:

Cada capítulo se puede ver por separado, ya que cuenta una situación distinta. Pero, a la vez, los cuatro forman parte de la misma historia. Se trata de un recorrido que comienza en el país de origen de una persona que se ve obligada, por circunstancias económicas o sociales, a abandonar su tierra. Entonces comienza toda una odisea. Conseguir el visado para salir, conseguir el dinero, hacer un recorrido que en ocasiones puede durar meses o, incluso, años. Esto es lo que cuenta “En el camino”, el primer episodio, cuyos protagonistas son nigerianos. Un día, esta persona consigue llegar a la meta de sus sueños. O al menos eso cree. Sin embargo, tiene que enfrentarse con las durezas de la adaptación, de la consecución de papeles de trabajo y de residencia, de comprender una nueva cultura, de hacerse aceptar.

“Mujeres de sol”, el segundo capítulo, es testigo del día a día de un grupo de mujeres dominicanas que viven en Barcelona y luchan por salir adelante. Los años pasan y uno ha conseguido ya un trabajo más o menos fijo, tiene una casa y una familia. Unas veces porque se casa con alguien del país y otras porque se trae a la familia. ¿Se ha conseguido ya la integración, la convivencia? Estas son preguntas que se hacen los protagonistas de “Este”, un episodio que entra en las vidas de una comunidad de polacos y rumanos que llegaron a España hace más de 10 años.

Capítulo “Tierra Firme”

Por último, quedaba una última cuestión, para mí quizás la más importante: ¿y luego qué? ¿Qué pasa al cabo de los años, cuando el inmigrante ya cuenta con 15, 20 ó 25 años de estancia en un país? ¿Cuando sus hijos han crecido y son uno más en la nueva sociedad? ¿Hay regreso? “Tierra Firme” es el capítulo que yo dirigí. Cuenta la historia de Lina Salazar, una activista política chilena que salió exiliada de su país para evitar una muerte casi segura y se refugió en Bélgica. Ahí siguió construyendo su vida. Venía con dos hijos de Chile y tuvo otros dos con un belga que conoció a los pocos años de llegar. Para mí era importante mostrar en el documental de “4 Puntos” que las razones para dejar un país son múltiples pero que, en última instancia, todos sufrimos con el desarraigo, sean cuales sean las razones que nos sacaron a la fuerza de nuestro entorno, de nuestra familia y amigos.

Para Lina, como para tantos otros inmigrantes, fue muy duro aprender un nuevo idioma, no por placer, sino porque estaba obligada si quería sobrevivir. Fue duro sentirse expulsada y que su pasaporte lo marcaran con un sello que decía “apatriada”, sin patria. Difícil adaptarse a una cultura del frío en el clima y el frío en el trato humano. O al menos así lo sintió ella. Porque al final ha hecho amigos en Bélgica, no sólo belgas, sino de otras culturas, de otras razas. Poco a poco se ha ido encariñando con ellos. Y ahí es cuando uno empieza a echar raíces. La pregunta esencial que se plantea al final del documental es ésta: ¿quién soy yo, ahora que empiezo a desarrollarme en otro país, ahora que me siento persona en esta tierra? ¿Puedo ser feliz aquí?

Creo que lo que importa es que todos nos sintamos unidos por un mismo objetivo, que es desarrollarnos como personas de la mejor manera posible, con unas condiciones de dignidad y bienestar que todo el mundo se merece. Viajar, trasladarse, conocer nuevos países y culturas, nuevas gentes, no es malo ni negativo. Al contrario. Nos hace aprender, nos hace más abiertos y tolerantes. Todo depende de las condiciones en que se haga. Dice Lina en un momento: “Todo lo que se hace a la fuerza, cuesta mucho aceptarlo. El amor no nace así, de la noche a la mañana. Se hace con cosas, con palabras, con sentimientos, con olores, con colores…” Para que esto sea así, hay que encontrar los amigos, la familia y el entorno que nos dejan poner tierra firme a los sentimientos.

___________________________________________________________________________________________________________

 
 DIÁLOGOS DE EXILIADOS

Raúl Ruiz (Francia/Suiza, 1974). Un grupo de exiliados chilenos intenta insertarse en París, y en esa búsqueda rebrotan sus vicios más pesados: la incapacidad de organizarse, el asambleísmo inoperante que los obliga a votar hasta para tomar hasta las decisiones más nimias, las diferencias de clase entre los exiliados burgueses y los exiliados obreros, y en particular, la vacía retórica de un discurso político más preocupado de conseguir aplausos (y fondos de ayuda internacional) que de resolver algo.

KAMCHATKA


Marcelo Piñeyro (Argentina) Ficción (103’) El exilio y la represión a través de la mirada de un niño. Basada en la novela de Marcelo Figueras,“Kamchatka” cuenta la historia de un niño de diez años que no logra entender por qué debe abandonar su casa y adaptarse a una nueva vida en la que existen reglas rigurosas y códigos  secretos entre los miembros de la familia.

EN EL BALCÓN VACÍO


(México). Dirección: Jomi García Ascot (1961). En España, en la casa donde vive con su hermana mayor y sus padres, la niña Gabriela ve por una ventana cómo un republicano fugitivo es detenido en un tejado por dos guardias civiles. Será el inicio del cambio radical de su vida que las separará definitivamente de su padre, al que fusilarán y conducirán a las tres mujeres al exilio.

LOS NIÑOS DE RUSIA

(España). Documental. Dirección: Jaime Camino (2001). Cuenta la historia de más de tres mil niños acogidos en la Unión Soviética durante la Guerra Civil y su difícil regreso a España que, en muchos casos, resultó imposible.

MIRTA, DE LINIERS A ESTAMBUL


Jorge Coscia y Guillermo Saura. (Argentina). Ficción (100’) Año 1974. Mirta es una estudiante universitaria de Buenos Aires en la politizada Argentina de aquel año. Dos años después, el golpe militar les obliga a exiliarse a Estocolmo. El exilio contribuirá a destruir la pareja y que Mirta  deba forjar su propio camino.

_______________________________________________________________________________________________

 

passagen.jpg 

El documental “El Pasaje”, del rumano Stefan Constantinescu,  cuenta la historia del tránsito existencial de tres chilenos que después del golpe de estado del 73 en Chile, fueron obligados a salir de su país. Los tres llegaron a Rumania, bajo el gobierno de Nicolae Ceausescu. Uno de ellos se quedó allí y los otros dos se fueron a Suecia, desde donde uno de ellos regresó a Chile. El Pasaje es una película de 62 minutos sobre refugiados, extranjeros, memoria, prejuicios y soledad. Una película que descubre las diferencias de los sistemas sociales de Chile, Rumania y Suecia a través del prisma de las experiencias vividas por los tres personajes.

Una película de Stefan Constantinescu
Montaje: Stefan Constantinescu, Bogdan Marcu
Efectos de video: Bogdan Marcu
Sonido: Bogdan Marcu
Consultante fílmico: Tom Sandqvist

Musica: ”El Pueblo Unido” – Musica Eduardo Carrasco y Sergio Ortega, Inti Illimani, 1968
”Tack För En Underbar, Vanlig Dag” – Musica Agnetha Fältskog/Bosse Carlgren, Agnetha Fältskog, 1968        

Archivo: Escenas de la película de Pedro Ramirez Garreton, ”La Búsqueda” – 16 mm, 6.20 min. Bucarest,1974.  
Postproducción video: mayo-agosto 2005, en Estocolmo, CRAC
Traducciones: Andreea Cârnu, David Vera Oliva, Doru Dricu, Tom Sandqvist

 
 
 
 
 

 

 

 

 

 


 
%d bloggers like this: