embajada de Venezuela

Los asilados en la Embajada de Venezuela tras el golpe militar del 73 repartidos por el mundo, ya no tienen un lugar específico donde venir a hacer memoria de los últimos días de incertidumbre que vivieron antes de salir del país. Hace unos días se terminó de demoler la casa que albergó la Embajada de Venezuela durante el gobierno de la Unidad Popular, ubicada en la avenida Pedro de Valdivia, en la Comuna santiaguina de Providencia. Allí se refugiaron cientos de personas después del golpe militar, algunas permaneciendo allí durante meses, antes de partir a otro país.

Pocos días después del golpe militar, más de 3.500 chilenos habían pedido asilo en las embajadas en Santiago, principalmente en las de Argentina, Francia, Italia, México, los Países Bajos, Panamá, Suecia y Venezuela. La Embajada de Venezuela en principio dejó entrada abierta, luego dejó de conceder el asilo, y por último se limitó a concederlo, después de un estudio minucioso de cada solicitud de quienes ingresaban a la embajada saltando los muros, especialmente aquellos perseguidos bajo peligro de muerte.

A partir del 11 de diciembre de 1973, el gobierno chileno dejó de aceptar el “asilo de facto” que había sido concedido por las Misiones Diplomáticas de países latinoamericanos. Ello provocó gran presión sobre las Embajadas en general, firmantes y no firmantes de las convenciones internacionales sobre asilo diplomático. Se solicitaba salvoconductos “de cortesía” para los asilados, de los cuales sólo aquellos que no diferían en su otorgamiento fueron concedidos. La línea adoptada por el Gobierno chileno generó, en el caso específico del recinto diplomático venezolano, días de “invasión febril” de personas que saltaban los muros o violaban las cerraduras de la Embajada venezolana.

Desde el 24 de diciembre fue intensificada la vigilancia policial frente a las Embajadas latinoamericanas, y en la de Venezuela la custodia fue realizada por efectivos del Ejército, impidiendo el acceso de personal no autorizado. En 1974, la Misión venezolana requierió de la total evacuación, pero desde el mes de febrero no se emitían salvoconductos por parte del gobierno chileno. Varios cientos de refugiados más que carecían de alojamiento fueron albergados en diferentes momentos en una vivienda bajo la protección de la Embajada suiza, con el consentimiento del gobierno chileno. La Casa Suiza dio asilo a cientos de refugiados incluidos en el mandato del ACNUR que habían sido excarcelados y contra los que se habían dictado órdenes de expulsión, que estaban a la espera de ser resasentados en otros países. La mayoría eran brasileños, uruguayos y bolivianos.

La embajada que recibió mayor cantidad de refugiados, fue la de Suecia, en parte a la postura personal del embajador Harald Edelstam, quien por cuenta propia se dedicó a rescatar a cientos de personas. Además, la Embajada de Suecia pasó a representar los intereses de Cuba en Chile una vez rotas las relaciones. En diciembre de 1973, Harald Edelstam, fue expulsado del país por el papel especialmente activo que había desempeñado al proporcionar asilo diplomático.

Para la segunda mitad de 1974 ya no quedaban más asilados de manera permanente en ninguno de los recintos suecos. Aunque siguieron apareciendo nuevos casos de asilados, a los que tras el acuerdo con las autoridades chilenas se tenían que dar una salida en menos de 24 horas, la cual dependía del peligro que corría el perseguido. Si el asilado tenía el pasaporte en regla y no era buscado en ese momento por las fuerzas de seguridad, se le compraba un billete a Buenos Aires y se le acompañaba al aeropuerto. Pero si corría un peligro inminente, se le trasladaba a una embajada latinoamericana, por lo general la de Venezuela o Colombia, países con los que Chile si tenía firmado un convenio de reciprocidad de asilo diplomático.

Para mediados de 1974, las discrepancias jurídicas en la aplicación del derecho de asilo hicieron que la Cancillería chilena aplazara el otorgamiento de salvoconductos a varios asilados políticos en calidad de “huéspedes” de la Embajada de Venezuela, disminuyendo el nivel de las relaciones diplomáticas existentes entre los gobierno de Venzuela y Chile.

M.Vera, junio 2008

 

Fuentes:
acnur.org
Odahilda E. Jimeno Malavé. Relaciones diplomáticas Venezuela-Chile, 1836-1997.
Fernando Camacho. Los asilados de las Embajadas de Europa Occidental en Chile tras el golpe militar y sus consecuencias diplomáticas.

 foto: Fdo. Velasquez, junio 2008

 


4 Responses to “embajada de Venezuela”

  1. Estuve ahí hasta el 2 de octubre de 1973. Saludos cordiales

  2. Yo estuve en la embajada de dic 74 a febrero 76, si hay alguien de esa epoca aqui dejare mis datos.

  3. Hola Juan .estamos tratando de reunir los datos de toda la gente que estuvo en la embajada desde 1974 adelante mi correo es marmor@wippies.fi

  4. pedro castillo, estuve en la embajada hasta el 20 de septiembre del año 73 me vine en el segundo vuelo del hercules de la fav,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: