la batea de Berlín

Muchos latinos y chilenos exiliados que han pasado alguna vez por Berlin, conocerán o habrán oído hablar de “La Batea”, el restorán latinoamericano más antiguo de esa ciudad, en la Krumme Strasse. Berlín era una ciudad de  tránsito para los chilenos que pasaban del este a occidente, durante los años de la guerra fría. Y casi todos conocían “La Batea”. Sus dueños, exiliados chilenos llegados a Alemania después de haber vivido en Rumania, recibían calurosamente a todo “chileno-rumano” que pasaba por ahí. Y pasaban muchos, sobretodo camino a Suecia, ya sea para quedarse en el país nórdico, o para ir a trabajar durante el verano. Otros iban a Berlín de ida y vuelta a comprar artículos electrónicos para vender y poder sobrevivir en la Rumania de los ’80… Estos último se acuerdan sin duda de “La Batea”, así como de “el chino de los videos”…  

Una vez que viajaba yo de Suecia a Rumania después de la revolución, fui a “La Batea”. El dueño, al saber que era de Rumania, me dijo “yo soy el papá de los Tanquetas”, y me presentó a su hijo mayor, el “Tanqueta Grande”, que por supuesto estaba mucho más grande que la última vez que lo había visto cuando era chico, y se encontraba arreglando el piso de abajo para que fueran a bailar los jóvenes. Fue sumamente amable y además no me dejó pagar la cuenta, a pesar de que seguramente ni se acordaba de mí, ya que yo era muy chica en la época en la que él había vivido en Rumania. Pero se trataba de ese sentimiento como de complicidad entre  los chilenos que vivieron en Bucarest y que suele aflorar, en cualquier parte del mundo cuando una se encuentra con alguno de ellos, aunque ni los hayas conocido.  

Hace 27 años se creó “La Batea”, que no sólo es un restorán, sino que también un lugar para la cultura. Es un lugar de encuentro donde se hacen charlas, tertulias, se escucha música, etc. Al principio la gastronomía era principalmente chilena, pero con los años se ha ido ampliando el menú con platos de otros lugares del mundo. Más variado, así como los lugares de donde son sus clientes. O como lo eran, en los años de la cortina de hierro…

 Aquí está la página de “La Batea”  

labatea.jpg

labatea2.jpg


 
%d bloggers like this: