de los chilenos me enamoré

 

Gheorghe Zbaganu
(en “11 de septiembre, dos actos de terrorismo”)

Los países socialistas recibieron diez mil refugiados chilenos, algunos vivieron en Rumania. En 1974 conocí a uno de ellos, se llama Raúl Vargas. Había sido miembro de la Juventud Comunista. Era considerado medio peligroso, porque después de una noche y un día de resistencia fue expulsado del país. Me mostró las cicatrices que le quedaron en la espalda y en las manos. Le habían extirpado una uña.

De los chilenos de Rumania me enamoré sobretodo después de participar, en 1974, en noviembre, en una “Tarde Chilena”, organizada por ellos en la “Casa de los Estudiantes Grigore Preoteasa” (en Bucarest). Estos jóvenes se tomaban en serio el comunismo. Los del escenario se comunicaban con la gente, y en éxtasis gritábamos con ellos: “El pueblo unido, jamás será vencido”, o “Vamos Chile, carajo, Chile no se rinde, carajo”. He vuelto a vivir pocos momentos como esos.

Me entristeció la falta de reacción de mis compañeros, el otoño del 1973, ante la caída de Allende. Algunos se alegraban. Alegaban y me decían que “era de los rusos”. Sin embargo, no eran la mayoría. La mayoría era una masa amorfa, a la que pocas cosas le importaban. Le importaban sus exámenes, los “tés” a las que iban, y no mucho más que eso.

La mayoría de los chilenos se fueron de Rumania a otros países. En 1977 se fue Raúl a Francia, a terminar su doctorado en matemática. En nuestro último encuentro me dijo que amaba a Rumania y a los rumanos, pero que lo que teníamos no era socialismo. No para eso había luchado en Chile, si no que para que hubiera una sociedad de hombres iguales y libres, en donde los líderes fueran los servidores de la sociedad, y no al revés.

De él me quedó la música que Virgil grabó en el magnetofón: Violeta Parra, Victor Jara, música revolucionaria, y del Altiplano. Y también la convicción de que el socialismo es una idea que vale la pena.

_____________________________________________________________________________________

Statele socialiste au primit zeci de mii de refugiati chilieni. Cateva mii din ei au locuit o vreme si in Romania. in 1974 m-am intilnit cu unul din ei – il chema Raul Vargas. Fusese activist al Tineretului Comunist. A fost considerat mai putin periculos, deoarece dupa o zi si o noapte de bataie a fost expulzat din tara. Mi-a aratat cicatricile care ii ramasesera pe spate si pe maini. Ii smulsesera o unghie.

De chilienii din Romania m-am indragostit mai ales dupa ce am participat, in 1974, in noiembrie, la o “Seara a Republicii Chile” organizata de ei la Casa Studenrilor “Grigore Preoteasa”. Tinerii astia luau in serios comunismul. Cei de pe scena comunicau cu cei din sala. In extaz, strigam si eu cu ei: “El pueblo/ unido/ jamas sera vencido” sau “Vamos/ Chile carajo/ Chile no se rinde carajo”. Putine momente ca acelea am mai trait.

M-a intristat lipsa de reactie a colegilor mei in toamna lui 1973 fata de caderea lui Allende. Unii se bucurau. Ranjeau si-mi spuneau ca “era omul rusilor”. Acestia nu formau insa majoritatea. Majoritatea era o masa amorfa careia putin ii pasa. Le pasa de examenele lor, de “ceaiurile” (acum li s-ar spune bairame) la care se duceau si cam atat.

Majoritatea chilienilor au plecat din Romania spre alte zori. In 1977 a plecat si Raul, in Franta, sa-si termine doctoratul in matematica. in ultima noastra intilnire mi-a spus ca iubeste Romania si pe romani, dar ceea ce este la noi nu este socialism. Nu pentru asta a luptat el in Chile. Ci pentru o societate de oameni egali si liberi, In care conducatorii sa fie servitorii societatii, si nu invers.

Mi-a ramas de la el muzica pe care Virgil a inregistrat-o pe magnetofon: Violeta Para, Victor Jara, muzica revolutionara si muzica din Altiplan. si convingerea ca socialismul este o idee pentru care merita sa militezi.

Gheorghe Zbaganu

 

 

 

 


 
%d bloggers like this: