los niños tambien van al exilio

Este es el libro de Felipe de Lama Noriega, publicado por Editorial Porrua, Mexico 2006.

En su peregrinar de niño exiliado Felipe de la Lama sufre la nostalgia de sus juguetes perdidos, de su hogar al que nuncal volvería. Los otros niños tenían todo: viejos juguetes, desvanes con recuerdos y un hogar. David Correa plasma estas nostalgias en una de sus pinturas más espontáneas y frescas, Mis juguetes, con el espíritu con que el niño podría haberlo hecho. Este libro de Felipe de la Lama narra en forma amena y sin rencores su transitar por un mundo en guerra hasta su final asentamiento en México. Un testimonio de un sector de exilio al que muy pocas veces se le ha dado voz: los niños. Las viñetas de David Correa captan la mirada de este niño que nos cuenta paso a paso sus experiencias de la guerra, el hambre y las humillaciones que sufre el refugiado. Pero que al mismo tiempo deja un mensaje de optimismo y ácido humor.

………………………………………………………………………………………………………………………………………..

“Cuando los niños jugaron en serio”

En el año 1983 el Uruguay vivió una jornada histórica con el retorno de los niños del exilio. Era un grupo de niños, pero no de niños cualesquiera. Eran hijos de encarcelados, de exiliados, o de insiliados. Llegaron al Aeropuerto de Carrasco en un avión procedente de España. Fueron recibidos por un pueblo en ebullición, que ya había comenzado a rescatar libertades a la dictadura.

lee más aquí

 

 


 
%d bloggers like this: